El nacimiento del  INSTITUTO BIBLICO PENTECOSTAL, se remonta a los primeros años de la IPUC.  El compromiso con la formación Teológica para la Iglesia Pentecostal unida de Colombia tiene sus orígenes en la  organización de seminarios para los nuevos pastores que emprendían un  abnegado camino en el servicio de la obra de Dios, como escuetas armas que reforzaban en el llamado y la visión por la obra, pero con muy poca preparación intelectual académica para la mayoría de los casos.

A comienzos de la década de los sesenta se pretendió organizar el primer Instituto Bíblico en Palmira, pero esta idea no llegó a cristalizarse.   Fue solo hasta el correr de los años setenta tras el arribo de hermano Merrill Fishback proveniente de los Estados Unidos, que se estableció un instituto en Bucaramanga, que años más tarde tendría su sede en barranquilla, lugar donde se continuaron labores bajo la dirección del pastor Alfonso Suárez.  

A su llegada como misionero de España, el pastor y hoy día presidente de la IPUC, Hno. Álvaro Torres estableció un programa en la costa norte del país, con sedes  en Barranquilla y Sincelejo al que se le dio el nombre de  INSTITUTO BÍBLICO MOVIL (IBM). Consistía en un seminario alígero que en el transcurso de una semana procuraba formar a los que servían en la iglesia.  Esta labor  sirvió de base a las materias que más adelante se dictarían, incluso varios de los escritos usados provenían de documentos  que el hermano Álvaro Torres tradujo  de los cursos que había hecho en Canadá y que originariamente se encontraban en inglés, y otros resultaron de sus apuntes  personales.    Las materias que inicialmente se estudiaban eran; los sacrificios levíticos, las ofrendas, tipología,  unicidad, ética ministerial y exégesis.

El entusiasmo de los hermanos fue tan grande que la asistencia en Barranquilla rápidamente alcanzo los 80 estudiantes, 70 en Cartagena y de más de 50 en Sincelejo.  La visión, llama de la enseñanza teológica se fue encendiendo, y así se fue forjando la idea de organizar algo mejor más adelante.

Para los años ochenta, el hermano Eduardo Fernández, discípulo del hermano Álvaro llevó la idea a Cali y así empezó a multiplicarse la formación de institutos bíblicos en esta ciudad.   Un grupo de pastores da comienzo al IBP.   Es la primera vez que en forma oficial la IPUC establece un centro de estudios teológicos. Para este trabajo de formación se usó el mismo pensum con el que se dio inicio al IBM.

 

fecp
ipuc